Abuelitos que trabajan como cerillos tienen que pedir limosna para sobrevivir en la pandemia

  • “Nos quedamos en casa, no nos morimos de Covid-19, pero nos morimos de hambre”, dijo doña Isabel.

Ciudad de México.- Debido a la pandemia por Covid-19 y las restricciones que se han hecho en varias ciudades de México, los adultos mayores que trabajaban como cerillos en el super mercado se han visto en la necesidad de salir a la calle a pedir dinero.

Muchos de ellos están muy preocupados porque dicen que no se van a morir por Covid-19, pero que sí se van a morir de hambre. Por eso han decidido salir a los semáforos a pedir dinero a los automovilistas.

Se estima que unos 40 mil adultos mayores se desempeñaban como cerillitos en los supermercados, pero su calidad de población de riesgo los obligó a regresar a sus casas.

Han pasado 10 meses desde que se comenzaron a aplicar las restricciones por la pandemia y una de ellas fue quitar a los cerillos de los supermercados. Pero la necesidad es mayor, así que un grupo de abuelitos decidió salir a las calles de la Ciudad de México a pedir limosna.

“Nos quedamos en casa, no nos morimos de Covid-19, pero nos morimos de hambre”, dijo doña Isabel.

«De pasar entre los automovilistas podemos sacar 60, 80 pesos. Cuando me va muy bien, 120 pesos me he llevado”, explicó la mujer, que además ya tuvo que vender su refrigerador y su televisión para poder conseguir algo de dinero.

Normalmente, como cerillos podían reunir hasta 400 pesos diarios, pero en este momento el dinero que reciben es mucho menor.

Con información de El Heraldo de México.