Duerme hermano, mientras yo te gano

Punto de Vista/Por Filiberto Vargas Rodríguez.

Prefacio.

El gobernador Cuitláhuac García insiste en culpar única y exclusivamente a los juzgadores, por la liberación de “importantes objetivos” capturados por las fuerzas del orden. *** Nunca, desde que fue cesado y se dio a la fuga Jorge Winckler, el actual gobernador ha vuelto a sugerir la posibilidad de que estas liberaciones se estén maquinando desde las Fiscalías, donde suele suceder que dejan “huecos” legales para que los abogados de los presuntos delincuentes los aprovechen y consigan la liberación de sus clientes. *** Presionar a los jueces para que pasen por alto esas fallas procesales, es tanto como obligarlos a violar las leyes que están obligados a cumplir y hacer cumplir. *** Pero la insistencia del gobernador es explicable. Ya su discurso de que “ha bajado la incidencia delictiva” nadie se lo cree. Apenas esta semana la organización “Semáforo Delictivo” dio a conocer que durante el mes de agosto, en Veracruz se registraron 130 homicidios, 10 secuestros, 45 casos de extorsión, 66 delitos relacionados con narcomenudeo, 438 casos de robo a negocio, 567 lesiones dolosas, 34 violaciones, 848 casos de violencia familiar y nueve feminicidios. *** El presidente de esa organización, Santiago Roel, dijo que Veracruz se ubica en la “zona roja” (por estar entre los de mayor incidencia) en homicidio, narcomenudeo, lesiones dolosas, violación, violencia familiar y feminicidio.

* * *

Mientras Éric Cisneros abre un nuevo frente -ahora contra el senador de su propio partido Ricardo Ahued Bardahuil-; mientras Zenyazen Escobar intenta evitar que se le desborden los múltiples conflictos que, por su naturaleza, produce la Secretaría de Educación. Mientras Juan Javier Gómez Cazarín se parte en mil pedazos para atender todas las encomiendas que le hace su amigo, el gobernador Cuitláhuac García… Mientras todo eso sucede, en una fría oficina de Xalapa, por el rumbo de la salida a la Ciudad de México, un poderoso secretario se dedica, de manera soterrada, a generar su propia circunstancia.

Este jueves el analista Jonathan Ruiz Torre dedicó la columna que publica en el periódico El Financiero a plantear una interrogante: “¿Es el momento de los jarochos?”.

En su análisis Jonathan Ruiz advierte que frente a la actual coyuntura nacional, cuando el país concretó el nuevo tratado comercial con Estados Unidos y está por hacer lo propio con Europa, “parece venir la hora para Veracruz”.

Se explica en la columna que el gobierno federal avanza ya en una fuerte inversión –unos 3 mil 500 millones de pesos- en infraestructura de transporte para conectar a Oaxaca y Veracruz en el istmo, para que ese paso pueda, finalmente, competir con el Canal de Panamá.

Pero, además, hace mención a las condiciones comerciales de este estado –“quizás la entidad mejor conectada con Europa, en buena medida por los Volkswagen poblanos y otros productos que salen rumbo al oriente desde sus puertos”- lo que le habría permitido ubicarse este año en mejor situación que otros estados del país.

Y remata con una rápida revisión de las condiciones financieras en Veracruz:

“Mientras México arrastra una recesión económica desde antes de la pandemia por Covid-19, el estado costero cerró marzo con un crecimiento económico anual de 1.4 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, de acuerdo con datos del Inegi. Sólo siete de 32 estados se mantenían en ascenso hasta ese momento. La entidad cerró 2019 con una mejora en la calificación crediticia que le concede Fitch Ratings, gracias a una reestructura que la sacó de un pozo que obligó a sus funcionarios a ir a la capital a pedir dinero urgente y extraordinario para pagar la nómina de gobierno, en tiempos del sexenio de Enrique Peña Nieto”.

Aunque nunca pone su nombre, cada renglón, cada palabra de este artículo le rinde homenaje al responsable de las finanzas en el gobierno estatal, esto es, a José Luis Lima Franco, un joven de amplios conocimientos en materia económica, pero muy lejano en experiencia y formación, en materia política.

Lima Franco, sin embargo, tiene amigos que sí dominan esa materia y que ven en el bisoño servidor público “aptitudes” para alcanzar mayores responsabilidades y –si los astros se alinean- hasta ocupar la silla en la que hoy se tambalea Cuitláhuac García.

Si se jalan los hilos correctos en la estructura de la Sefiplan, estos nos podrían llevar hasta el mismo Fidel Herrera, a través de uno de sus más cercanos colaboradores.

José Luis Lima espera, como muchos otros, que finalmente el Presidente Andrés Manuel López Obrador se decida a “invitar” al actual gobernador de Veracruz a una posición en el gobierno federal, donde se podrían aprovechar sus dos principales –que no únicas- virtudes: su honestidad y humanismo.

De suceder eso, los amigos de Lima Franco en el centro del país (el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el Director de Auditoría a los Recursos Federales Transferidos de la Auditoría Superior de la Federación, Aureliano Hernández Palacios Cardel) se encargarían de poner en el escritorio del Presidente su curriculum de manera que que se le considere para cubrir el cuatrienio restante.

Todo el que suspira tiene su estrategia.

El titular de Sefiplan evita la confrontación, busca dar resultados en los temas que le son encomendados y espera, paciente, a que los otros se hagan pedazos entre ellos.

Bien reza aquel proverbio: “Siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

* * *

Epílogo.

Es realmente extraña la obsesión del actual gobierno de justificar y defender la obra de instalación de concreto hidráulico en la vía corte Xalapa-Coatepec. A pesar de los centenares de accidentes que en ese tramo se producen, las autoridades insisten en que se trata de la imprudencia de los conductores. *** De nada han servido los reductores de velocidad, los operativos “carrusel”, ni los avisos preventivos. No terminan por admitir que no se trata sólo de que conduzcan a una velocidad inmoderada, sino que la vía se convierte en una verdadera pista de patinaje ante la más leve llovizna. *** Este jueves los vecinos de Los Arenales bloquearon la circulación en esa carretera para exigir al Gobierno del Estado la reparación de la vialidad y mejores medidas de seguridad. *** En virtud de la inminente llegada del presidente López Obrador a Xalapa, hasta el punto del bloqueo acudieron funcionarios de la Secretaría de Infraestruictura y Obras Públicas (SIOP), quienes se comprometieron a trabajar a partir del lunes en la colocación -¡una vez más!- de reductores, con señalamiento horizontal y a cambio sólo les pidieron que levantaran el bloqueo. *** Los vecinos ya no se las creen y les hicieron ver el retraso que llevan en los trabajos, a pesar de que esa dependencia cuenta ya con un estudio técnico. *** “Ellos hicieron un estudio, saben que está mal la carretera, se comprometieron a hacer trabajos, no los terminaron, los pocos que hicieron no han servido de nada. Sabemos que el recurso ya se les dio para hacer estos trabajos y no se ha hecho”. ¿De qué tamaño será el compromiso con la empresa responsable? *** México acumula 715 mil 457 contagios confirmados de Covid-19, así como 75 mil 439 fallecimientos, reportó este jueves la Secretaría de Salud. En las últimas 24 horas se confirmaron 490 nuevos fallecimientos y 5 mil 408 nuevos casos de contagio. *** Sin embargo, las autoridades admiten que en todo el país aún hay 84 mil 348 casos “sospechosos” de personas que pudieron haber contraído la enfermedad provocada por el coronavirus, por lo que están a la espera del resultado de una prueba de detección. Si a las cifras oficiales se les aplica el porcentaje de 39% de positividad, los casos reales podrían llegar a 749 mil 736.

filivargas@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *