Ejemplo y orgullo

Al Estilo Mathey/Por Gustavo Cadena Mathey.

Buen día apreciado lector:

Ahora que se acerca una fecha cívica muy valorada por el pueblo de México, como es el Día del Ejército Mexicano le comparto una historia de un amigo de la infancia orgullo para un pueblo sureño:

Era todavía un niño cuando en Coatzacoalcos lo atropelló un carro que le provocó graves hematomas y gracias a los cuidados y tratamientos naturales de su amorosa mamá logró recuperarse.

Muy joven aún, luego de destacados estudios primarios y secundarios que sorprendían hasta a la Maestra “Chata”, en busca de mejor vida para su familia, salió de su tierra rumbo al Distrito Federal.

En 1972 logró ser aceptado en el Ejército Mexicano como soldado de Zapadores. Allí lo motivaron a seguir estudiando por lo que en 1973 presentó complicados exámenes de admisión en el Heroico Colegio Militar, logrando ser cadete numerario y se graduó con honores en 1977 como primer lugar de arma y se ganó el honor de ser el representante de su generación en la ceremonia de graduación.

Continuó su carrera militar y a pesar de obstáculos naturales salió adelante como primer lugar en cada una de las promociones para el ascenso a Teniente, Capitán segundo, Capitán Primero, Mayor y Teniente Coronel y acumuló una gran experiencia académica también mediante cursos y diplomados de función gubernamental y administración de recursos públicos, de planeación y desarrollo en políticas públicas, de auxilios sicológicos y derechos humanos y seguridad pública y de justicia penal.

Entre otras tareas se desempeñó como instructor de cadetes en el Colegio Militar y de cursos a guardias presidenciales además de pagador militar. En 1997 se retiró voluntariamente del activo del Ejército Mexicano con el grado de Teniente Coronel.Incluso apoyó labores de protección civil luego del desastroso terremoto de 1985.

Por toda su experiencia y sensibilidad recibió la invitación como jefe de seguridad del candidato y luego gobernador del estado de Veracruz Miguel Alemán Velazco y posteriormente ha colaborado como delegado de Seguridad, de Tránsito, Director Operativo en la Academia Estatal de Policía de Veracruz y culminó su larga y positiva trayectoria en el servicio público como Director de Doctrina Penitenciaria de la Academia Nacional de Administración Penitenciaria.

Honor y respeto al Teniente Coronel Marino López Patraca, quien honor merece como buen soldado, buen servidor público, buena persona que honra y a su vez enorgullece a su pueblo, Acayucan.