Estos son los alimentos que a partir de los 50 años debes considerar no comer

Ciudad de México.- La comida es algo absolutamente necesario en nuestras vidas, simplemente no podemos vivir sin ella, es nuestra fuente de energía y nutrición necesaria para abordar el día a día y estar sanos. Pero, ¿qué pasa cuando se vuelve un problema? El ritmo de vida frenético que llevamos y los malos hábitos hacen que a menudo descuidemos nuestra alimentación, además hoy en día la industria alimenticia nos aborda con todo tipo de alimentos que tienen una pinta espectacular y nos hacen desear comerlos. Sin embargo ¿qué hay detrás de estos alimentos?

¿Cuáles Son Estos Productos?

Para llevar una vida sana y equilibrada debemos saber que hay ciertos alimentos que no favorecen a nuestra salud, bien por estar ultra procesados, por llevar demasiada azúcar o por contener aditivos químicos para conservarlos o darles más sabor. Todos estos “añadidos” a nuestra comida nos hacen engordar y no nos favorecen en absoluto. Incluso hay personas que se vuelven adictas a la comida basura y les es muy difícil dejar de consumirla causándoles todo tipo de problemas tanto físicos como mentales. Por eso es muy importante saber lo que comemos y te sorprenderás cuando veas en esta lista alimentos que tú creías que eran saludables pero en realidad no lo son.

Margarina

Este producto tan consumido en los desayunos y comidas no es tan sano como parece. La gente lo consume en tostadas o incluso para cocinar pero lo que no saben es que la margarina tiene un altísimo contenido en ácidos grasos trans (grasas insaturadas) que afectan muy negativamente al organismo elevando los niveles de colesterol malo y reduciendo los niveles de colesterol bueno. Un buenísimo sustituto de la margarina sería el aceite de oliva virgen extra también llamado por sus siglas AOVE. Tanto crudo para desayunar como para cocinar, siempre será una mejor opción.

Refrescos Azucarados

La lista de ingredientes de las etiquetas de los refrescos es interminable, cosa que ya nos debería de alertar desde un primer momento, y es que los refrescos están compuestos por agua carbonatada, aromatizantes, colorantes artificiales, azúcares y edulcorantes…un sinfín de aditivos químicos que son altamente perjudiciales para nuestra salud y crean adicción. Además de la abominable cantidad de azúcar que llevan todos y que, junto al gas, nos hacen engordar y nos dan energía en picos, los cuales cuando bajan nos dejan súper cansados. Una mejor alternativa sería el agua con limón.

Pan Blanco

El pan es el producto estrella en todas mesas, tanto para desayunar como comer, merendar o cenar. Es un producto que lleva en nuestra dieta cientos de años y lo tenemos interiorizado como saludable, pero, la realidad es otra y es que hoy en día la globalización ha hecho que la fabricación del pan se haga de manera rápida y abaratando costes, añadiendo harinas refinadas y mucho azúcar, lo cual nos hace engordar fácilmente y tener problemas de salud. Sería mucho más saludable consumir pan con harinas integrales y semillas.

Zumo De Frutas Envasado

Las prisas, el ir corriendo de un lado a otro y no tener tiempo de nada hacen que tampoco tengamos tiempo de cocinar y mucho menos de exprimirnos un zumo natural. Así es que han proliferado como setas muchas marcas diferentes de zumo envasado, y algo que tienen en común todos ellos es que llevan de todo menos fruta y unas cantidades de azúcar que tiran para atrás…Solo hay que leer con atención las etiquetas para ver los porcentajes ínfimos de fruta y la cantidad de conservantes y colorantes químicos que llevan…

Atún

¿Quién no tiene una lata de atún en su despensa? Es algo delicioso y muy socorrido cuando no tienes gran cosa en la nevera y se puede preparar de muchas formas. Sin embargo y a pesar de que tiene muchos nutrientes, proteínas y omega 3 que ayuda a reducir el colesterol malo, el atún también contiene altos niveles de mercurio el cual ingiere en el mar. El mercurio en grandes cantidades actúa como una neuro toxina provocando pérdidas de memoria, de concentración y deterioro celular. Por eso es recomendable no consumir demasiado atún.

Miel Procesada

La miel es un producto que sirve para muchas cosas, como endulzar alimentos o para tomártela en tostadas o bocadillos. Es un manjar delicioso que además posee múltiples beneficios para nuestro organismo. Es un potente antioxidante natural y fortalece el sistema inmune pero, si la miel que consumimos es procesada, habrá perdido estas propiedades y sus nutrientes y minerales. Lo mejor es consumirla cruda ya que la que solemos comprar en el súper pasa por procesos de pasteurización y le añaden químicos y más azúcar de la que lleva de forma natural.

Bebidas Energéticas

Hay momentos o días en los que te sientes más cansado de lo normal y parece que no puedes con tu cuerpo, hay mucha gente que recurre a las bebidas energéticas para conseguir acabar el día con la fuerza necesaria, pero estas bebidas contienen sustancias que tomadas en exceso podrían perjudicar gravemente la salud. Estas sustancias son por ejemplo la taurina o la cafeína que podrían llevarnos a tener hipertensión o sufrir un infarto, además de la inmensa cantidad de azúcares refinados que contienen.

Embutidos

Cuando tenemos prisa y no tenemos ganas de preparar nada para cenar, los embutidos son una buena opción pero, no todos los embutidos son de buena calidad e incluso los de buena calidad en exceso son perjudiciales para el organismo y es que contienen muchas grasas saturadas que ayudan a que el colesterol malo se acumule en las arterias. Además de esto, los que son de mala calidad, normalmente no están hechos 100% de carne, si te fijas en el envase pondrá 55% carne y el resto son aditivos, conservantes, fécula de patata, etc…

Cereales

Siempre se nos ha hecho creer que tomar cereales en el desayuno es lo más saludable, pero hay que tener cuidado escogiéndolos. En el súper hay infinidad de cereales de diferentes tipos, colores, formas y sabores, esto nos puede resultar muy llamativo y caemos en la tentación pero hemos de saber que la mayoría de los cereales llevan muchísima azúcar añadida con lo cual no son productos saludables, lo mejor es comprar cereales orgánicos o fijarse bien en el etiquetado y escoger los que no lleven azúcares añadidos ni edulcorantes artificiales.

Vía RestWow