Marlboro le dice adiós a sus cigarros en México


Redacción Perfil
La empresa de tabaco se despide de sus emblemáticos cigarros como Marlboro con el mensaje “Adiós. Elige el cambio”.
A pesar de que la venta de tabaco en el mundo es uno de los negocios más lucrativos, la realidad es que ante la búsqueda de estilos de vida más saludables por parte del consumidor, diversas empresas han buscado y emprendido acciones para reducir el consumo de cigarros. Y es así como la dueña de Marlboro, Philip Morris, se suma a ellas.
Marlboro, empresa considerada como la mayor tabacalera en el mundo al contar en su portafolio con otras marcas como L&M, Chesterfield, Parliament y Bond, desde 2016 ha puesto en marcha agresivas iniciativas para reducir el humo de cigarro, lo que se ha traducido en una modificación importante en su modelo de negocio, por lo que puso en marcha un proyecto el cual apunta a olvidarse del tabaco para posicionar nuevos productos asociados y buscar alternativas libres de humo a la entrega de nicotina. Este proyecto va desde la disminución de la producción de sus productos, días libres de venta de estos así como campañas de comunicación que logren su objetivo.
Con esta propuesta, para 2025 buscan que al menos 40 millones de sus clientes adultos dejen de fumar y cambien a una de las alternativas, con el objetivo, en última instancia, de lograr un “futuro libre de humo”.
Este programa ya ha dado sus primeras señales en el mercado mexicano con acciones que han impresionado al consumidor mexicano, ya que hace poco se anunció que durante 24 horas bloquearían la venta de sus principales marcas de cigarros como Marlboro en establecimientos de conveniencia en la capital del país, hasta llegar a eliminarlos totalmente, esto como parte de las acciones que conforman su iniciativa “Elige el Cambio”.
Actualmente, Philip Morris México tiene una participación como líder en el mercado de cigarros al contar con 65 por ciento de participación en el mismo. Con estas cifras de antesala, la marca ha comenzado a mudar su negocio para dar mayor peso a las alternativas libres de humo y, en el largo plazo, disminuir el consumo de cigarrillos de combustión en México.