El PAN y los Yunes

Aquí en los Tuxtlas y en los Llanos/Por Víctor Calderón Azamar.

En Veracruz, el Partido Acción Nacional, vive tiempos de nostalgia. El motivo es que entre la familia Panista desde hace rato, se viene registrando un caudal de renuncias de personajes claves, hecho que esta sacudiendo a su estructura interna, basado en la división que existe entre los grupos políticos de Miguel Ángel Yunes Linares y el “Chapo” Joaquín Guzmán Avilés, quienes están escenificando una encarnizada batalla electoral para apoderarse del Comité Estatal, por lo que no hay para cuando pueda darse una posible recuperación en nuestro estado por parte de los azules, quedando demostrando que el PAN es incapaz de ordenarse internamente.

Así las cosas entre los panistas en Veracruz, quiénes tienen ante si, el riesgo real de perder su endeble condición estatal y limitar su presencia en varias regiones, en donde sus liderazgos medio existen. Es más, en los municipios de los Tuxtlas, Llanos del Sotavento y el sur de la entidad, este partido se encuentra a medias ante su mínima militancia, prueba de ello es que en las pasadas elecciones apenas logró conseguir algunas regidurías, sacando a nivel estatal 496 mil sufragios, con lo cual no pudo repetir sus victorias, tal como la hacía en los viejos tiempos cuando fue gobierno en las principales ciudades del estado.

Los pocos activos que les quedan, ya no soportan más las deslealtades y engaños de sus dirigentes estatales, por lo que en algunos de los casos, varios líderes panistas andan coqueteando con Morena a tal punto, que varios de ellos ya están en la jugada con el partido guinda y todo porque ellos “si invitan del pastel”, no como los “chapitos” de los que dice, que son unos “come solos”.

Uno de los que se unieron al PAN, fue Miguel Ángel Yunes Linares, quién fue postulado como candidato a Gobernador en el 2016. En aquella ocasión, el movimiento fue respaldado por una alianza, la cual la encabezo Acción Nacional, permitiendo a MIYULI ser Gobernador de Veracruz por dos años. En este periodo, el PAN alcanzó el mayor crecimiento que haya tenido en su historia, sin embargo las ansias de poder de la familia Yunes Linares, es el antecedente central de la desgracia y desastre de este instituto político veracruzano, ya que a partir de aquí fue la fractura que prácticamente dividió a este partido.

Volviendo al tema de la elección del Comité Estatal Panista, el “Chapo” Guzmán desea reelegirse, sin embargo su figura esta muy desacreditada. Se dice que este personaje dejó a su suerte a sus abanderados a la Diputaciones Locales y Alcaldías, ocultándoles y eludiendo todo apoyo económico y material, el cual debió otorgar su partido a sus abanderados, además, ante este penoso asunto se dice también que el impopular dirigente, se quedó con la lana de las prerrogativas y es por eso que debido a esta situación, es que muchos dudan en su ratificación y más aún cuando sus enemigos se redoblaron en un nuevo proyecto en donde los Yunes llevan como candidato al Comité Estatal a Tito Delfín Cano, personaje que también tiene serios pecados políticos, el cual esta siendo apoyado por Enrique Cambranis Torres, quienes en conjunto, están pidiendo que el “Chapo” Guzmán, sea desalojado del C.D.E. y de paso, que corran a Julen Rementeria del Puerto, quién desea ser candidato a gobernador en el 2021.

Lo cierto es que luego de la derrota electoral que sufrió el PAN en Veracruz en los pasados comicios electorales, está claro que si este partido quiere sobrevivir para el 2021, no le quedará otro camino que buscar la unidad entre sus grupos políticos, porque luego del proceso interno del cambio del Comité Estatal, los panistas se harán cada vez mas chiquitos, por lo que les convendría un acuerdo para garantizar al menos la conservación de algunas regiones, porque de lo contrario, su fracaso electoral está más que cantado y si no al tiempo.

Y nos vemos en la otra.