Liliana, Paola, Mario y Beto

Aquí en los Tuxtlas y en los Llanos/Por Víctor Calderón Azamar.

Después del proselitismo político que realizaron los candidatos a un cargo de elección popular, esta semana concluyen las campañas políticas, donde habrá al menos tres días de silencio, mismos en los que la ciudadanía podrá reflexionar sobre esta jornada electoral, la cual está a la vuelta de la esquina.

Siguiendo con este tema, diremos que en el distrito electoral de Santiago Tuxtla, quién supo aprovechar bien sus tiempo y estructurar una campaña a ras de suelo y cercana a la gente, sin lugar a duda es la abanderada por el Partido Morena a la Diputación Local, Liliana Castro Muñoz, quién no dejó un solo rincón de su distrito sin caminar, llevando sus propuestas, compromisos y escuchando las necesidades de sus coterráneos.

Tal como hemos mencionado, estamos ante una guerra política y en las contiendas gana el más hábil y el que tiene más recursos humanos y materiales y Liliana castro, se ha mostrado como una implacable guerrera, recorriendo calles, localidades, barrios y colonias, con una política diferente, inmediata y próxima a sus paisanos, situación que le suma una notable ventaja contra sus adversarios, Miriam Mendez Gamboa de la Alianza Va por México y el del Movimiento Ciudadano, Carlos Flores Calderon, quienes dormidos en sus laureles, ven con impotencia como la oriunda de Ciudad Isla ya se les peló y no hay forma de que la alcancen.

De seguir la tendencia a favor de Morena en los distintos municipios que conforman el distrito electoral de Santiago Tuxtla, se torna bastante probable un triunfo vivo de Liliana Castro, esto ante una oposición que no le alcanzaron los días del mes de mayo para despegar, dejando que la Morenista les comiera el mandado, la cual hoy encabeza los sondeos electorales de esta demarcación. En fin veremos hasta donde llega la Isleña.

A la federal, Paola, Mario y Beto Paredes.En otro tema diremos que en el distrito de San Andrés Tuxtla, la candidata a la Diputación Federal, Paola Tenorio Adame, no ha podido innovar su campaña. Anda de apuro en apuro gracias a que desde los inicios de su peregrinar, ha nadado de muertita, ya que se mantuvo confiada en llevar una campaña oficial, señalándole al electorado que el mismo AMLO le había pedido que se reeligiera, por lo que buscaría la autorización de más presupuesto para los jóvenes, amas de casa y la población de la tercera edad.

De esta forma, Paola Tenorio Adame evitó hablar de la crisis de seguridad pública que se vive en Veracruz, además de los serios problemas sociales que se han desarrollado en los municipios Veracruzanos gracias a la emergencia sanitaria que provocó el letal Covid 19, ante la falta de vacunas, además el tema de la falta de medicamentos para niños que padecen cáncer, carencia de equipo e insumos en hospitales y clínicas de salud y varios temas más de mucha importancia. La comunicación de Paola con sus paisanos ha sido plana. Se confió tanto a tal punto que prefería hablar de sus grandes amigos como Mario Delgado Carrillo de quién está segura, la espera en el nuevo Congreso Federal para que cuente de la penurias de los Tuxtlecos.

Paola Tenorio Adame está pagando caro el haber ignorado los temas prioritarios de los Tuxtlecos, como seguridad y economía. No ha podido quitarse la alergia social que tienen muchas familias en contra de esta figura que a nadie le cumplió y que le quedó grande el papel de gestora política, pero poco se podría esperar de nuestra Diputada Federal, porque todos conocemos los alcances que tuvo en el Congreso Federal…nada de nada.

Por otra parte Mario Amorós Guerrero, candidato de la Alianza “Va por México”, sin prisa fue construyendo una políticas que se identifica con la ciudadanía, hablando en sus actos de campaña sobre las necesidades y problemáticas que padecen los tuxtlecos, mismas donde hay un vacío tremendo en manos de su principal adversario y quién busca la reelección por el partido guinda.

Mario Amorós Guerrero logró sumar a muchas corrientes políticas y con una campaña de propuestas claras y sencillas, se fue metiendo a los hogares y logro entablar un diálogo directo con el electorado, por lo que Mario puede dar la sorpresa, sobre todo porque se encuentra encabezando los últimos sondeos electorales y eso habla del resultado de su trabajo como suspirante a la Diputación Federal.

El otro el aspirante más visible a la Diputación Federal es el del Movimiento Ciudadano, Beto Paredes Sampieri, quién inicio de atrás y en este momento esta prácticamente en empate técnico con los demás pretendientes a la federal, ya que su trabajo en campaña le ha dado frutos, todo ante el terrible trabajo y mala imagen que tiene Paola Tenorio ante una gran mayoría del electorado tuxtleco. Esto preocupa en sobremanera a Morena, ya que en primer lugar, el naranjista “Beto” Paredes, como es conocido este personaje en los Tuxtlas, logra varias alianzas y consigue muchos apoyos con empresarios de la iniciativa privada, lo cual le ha permitido estar de cerca con muchos de sus paisanos que le ven mucha madera de político.

Lo último que diremos y quizá lo más importante, es que la lógica dice que “caballo que alcanza, gana” y tanto Mario Amoros como Alberto Paredes, se juegan algo más que la Diputación Federal, sus sueños de servir a su patria chica y demostrar que en esta ocasión y en esta demarcación política, al fin tendremos diputado federal no nada más en dicho, sino en hechos. Veremos hasta donde llega esta historia.

Y nos vemos en la otra. Agradeceremos tus comentarios

aquienlostuxtlas@hotmail.com