¿SIERVOS DE LA NACIÓN O PROMOTORES DEL VOTO ?

Café de Mañana/Por José Luis Enríquez Ambell.

Es sabido que en varias localidades del estado de Veracruz se encuentran operando servidores públicos, conocidos en esta administración como Siervos de la Nación, cuya principal función es la de “censar” a la población en estado vulnerable; siendo esto una doble función, toda vez que dicha actividad ya es realizada por un Organismo Autónomo que trabaja con los más altos estándares de reglamentación internacional para la ejecución de censos: el INEGI.

Aunque es una actividad loable de todo servidor público trabajar en beneficio de las personas vulnerables, lo que realmente es de observar es cómo el Gobierno de la Cuarta Transformación, degenera y denigra esta función de servir, para servirse.

Están utilizando a estos servidores públicos, -cuyo propósito es el de trabajar para llevar el sustento a sus hogares,- para realizar actos proselitistas en favor de su transformación de cuarta, con el estandarte de vacunación a los adultos mayores, tal y como está sucediendo en los municipios de Xalapa, Veracruz, Orizaba, Gutiérrez Zamora, Tecolutla, y en muchos otros, donde además de la información requerida en formatos, solicitan datos personales como teléfono, ¿será para que en la veda electoral, puedan llamarles?

Lo anterior, dicho por personal médico en su conjunto del sector salud que por tener temor a represalias guardan silencio, pero aguardan el momento del próximo proceso electoral para saldar cuentas ante lo que es un agravio a sus derechos humanos y la dignidad personal. Lo que es reprochable, es que la administración de cuarta, que tanto se enarbolaba de honesta -y que fue su slogan para llegar al poder- nos está mostrando lo peor de ellos: manejar de forma pésima una pandemia para orillar a una necesidad extrema, y después tratar de vendernos espejitos -o mejor dicho- vacunas a cambio de votos. Eso, sí es crueldad.

¡ES CUANTO!